Un espacio de reflexión y adoración.

 

Siendo la Capilla Nuestra Señora de Lourdes un espacio de conexión espiritual por excelencia, se han rediseñado los jardines como una extensión de la experiencia espiritual de la misma en un entorno natural. Teniendo espacios para confraternización, reflexión, meditación y adoración, al igual que elementos de agua que apelan a los sentidos, el jardín de la Capilla será facilitador de la exteriorización de la devoción espiritual de cada individuo hacia la comunidad.